Martes, 11 de octubre de 2011

Una paz con memoria y dignidad

Guardar en Mis Noticias. Enviar por email
Odón Elorza

La clarificadora intervención del lehendakari, Patxi López, la pasada semana en el Pleno del Parlamento vasco, me ha provocado algunas reflexiones que deseo compartir con los lectores de Cambio16, con la intención de que conozcan un poco más la realidad de Euskadi.

1  De entrada, quiero destacar el importante papel que han juga­do sectores de la ciudadanía que han ofrecido a ETA una resistencia democrática durante años, por en­cima del miedo, de las amenazas y en muchos pueblos de Euskadi. Ellos y ellas harán posible la paz, junto a la firmeza del Estado de derecho. El resultado es la victoria de la democracia sobre ETA.

2  Sin la generosidad democrá­tica de las víctimas y la petición de perdón de los terroristas no se po­drán cerrar las heridas en el marco de un proceso de paz con memoria que nos permita construir la convi­vencia. Siempre desde la perma­nencia de un relato crítico sobre nuestra reciente historia.

3  Es innegable que la crisis también está suponiendo recortes para Euskadi, frenando inversio­nes, reduciendo subvenciones y ajustando los servicios. Lo contra­rio, pese a que contamos con un 10 por ciento de desempleo (es la mitad del porcentaje de paro en España), sería insostenible para el Presupuesto del Gobierno vasco, que ha de realizar políticas activas para impulsar la creación de em­pleo.

4  Vienen días duros. Y consi­dero que las tres Diputaciones de Alava, Bizkaia y Gipuzkoa, con las Juntas Generales respectivas, han de atender las demandas sociales y la petición del Gobierno vasco, abordando ya el debate de una nueva política fiscal más equitati­va, gracias al instrumento del auto­gobierno y a nuestra capacidad es­tatutaria para fijarlas. De esa ma­nera, podemos crear un modelo de sociedad vasca más solidario, que haga frente a la crisis con esfuer­zos compartidos y con un reparto más equitativo de las cargas fisca­les.

1  Que nadie se engañe. Aquí ningún partido puede hacer dema­gogia o mirar hacia otro lado a la hora de tomar decisiones. En Eus­kadi no hay grupos de la oposición porque casi todos tienen importan­tes responsabilidades de poder en las Diputaciones. Caso de PNV, PP, EA, Bildu.. Y hace falta que el combate contra la crisis, una de las dos prioridades, se dé entre todos, coordinado e impulsado por el le­hendakari.

2  La convivencia es, junto al combate a la crisis, la otra priori­dad para Euskadi. Debe ser la con­secuencia de un proceso de pacifi­cación en el que los agentes socia­les, y la propia ciudadanía, jueguen un papel relevante. No es el tiempo de las campañas y consultas inde­pendentistas, de nuevas confronta­ciones o de estrategias frentistas que perjudicarán la cohesión social de la ciudadanía y la pérdida de energías para afrontar los proble­mas reales del país.

3  La compleja apuesta por la convivencia debería salir reforzada con la legalización de Sortu y el acercamiento de presos para su mejor reinserción social, con las grandes dudas que esto puede sus­citar. Ahora bien, la búsqueda de la convivencia y la concordia cívica exigen que la coalición indepen­dentista cumpla con los compromi­sos básicos de una ética democráti­ca, solicitando a ETA, sin más de­mora, el abandono de las armas y reconociendo el injusto dolor pro­vocado a las víctimas y a sus fami­lias.

Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
CAMBIO16.es • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2014 • Todos los derechos reservados
POWERED BY FOLIOePRESS