Lunes, 17 de octubre de 2011
La ventana discreta

Tricornios a cuerno quemado

Guardar en Mis Noticias. Enviar por email
artola

Eso que llaman la “hoja de ruta” —no sé si la ruta de la seda o de la plata— debe tener a la Guadia Civil de los nervios. Patxi López, o sea, Francisco López, ha vuelto a ser Patxi Nadie, como algún colega lo bautizó.

Acercamiento de los presos etarras al País Vasco y reconsideración de su suerte, am­nistía en otras palabras. Pero ¿quién es el lehendakari para me­terse en harina de otro costal? La jurisdicción penitenciaria no es competencia absoluta de una co­munidad autónoma sino del Esta­do. Claro que si el ministro de Justicia, el tal Caamaño, sacado de un fotograma de Buster Keaton, habla de generosidad para la ban­da asesina, verde y con asas. ¿Y quién está detrás? ¿Quién es él? ¿A qué dedica el tiempo libre? Detrás y delante está el químico prodigioso. O sea, Rubalcaba en estado puro, que ya ha sacado a pasear el dóberman, que viene la derecha, el tijeretazo, la motosie­rra, etc. Por cierto, el dóberman es un perro afectivo, me atrevería a decir que cariñoso si no fuera por los dueños que le incitan a la agresión, porque, miren, de canes, que no de peces, modestamente, sé un poquito bastante.

Total, que después de Bildu y los secuaces de Pascual Sala en el Constitucional, viene toda esta pa­tulea para los abertzales, diga us­ted pro asesinos, que se van a co­lar en el Congreso de los Diputa­dos después del 20­N. Está canta­do.

Entre tanto, y prosiguiendo con la “hoja de ruta”, la organiza­ción ilegalizada Ekin ( 2001), aparato político de ETA, dice que se disuelve; servidor no se lo cree ni harto de vino porque la banda terrorista es una hidra con mil ca­bezas, que, pese a los mandobles, se reproduce y crece. Entretanto, la justicia francesa condena a cin­co años de cárcel a ese feto (no hay más que verla si se tiene el valor de mirarla a la cara) llama­do Itxaso Legorburu por perte­nencia a banda armada, no va a pertenecer a una reunión catecú­mena, y tenencia ilícita de armas, no iban a ser para una colección de pistolas de fogueo. Entre tanto, la Audiencia Nacional, o sea, Es­paña, la puta España en versión Rubianes, Dios lo tenga en su in­fierno, absuelve a María Jesús Arriaga, supuesta autora o coauto­ra o beatífica del asesinato del general jubilado Juan Atares Pe­ña, perpetrado en 1985 “por falta de pruebas”. Y en la melé, casua­lidad, casualidad, estaba el juez Gómez Bermúdez, el divino calvo del 11­M y los moritos que comí­an jamón y cacahuetes de mono, y, más recientemente, el magistra­do del bar Faisán que despejó la supuesta implicación de Rubalca­ba y su lacayo Antonio Camacho, aforándole el candidato a este úl­timo para las próximas eleccio­nes. Puta madre.

PD. Hay que ponerse en la piel de la Guardia Civil y la Policía, tam­bién el CNI, que, con cientos de víctimas mortales, siguen jugán­dose la vida, para que un día no lejano veamos a los asesinos salir por la puerta grande. Como José Tomás o El Juli (y eso que soy an­titaurino). Perdón por el símil.

Tricornio, como su nombre in­dica, son tres cuernos. Pero algu­nos se empeñan en que tengan muchas más astas.

Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
CAMBIO16.es • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2014 • Todos los derechos reservados
POWERED BY FOLIOePRESS